Nuevas tecnologías, nuevos derechos, nueva gestión

Ya contamos con nueva normativa española en materia de protección de datos. En el Boletín Oficial del Estado núm. 294 de 6 de diciembre de 2018, fecha emblemática para nuestro ordenamiento jurídico, dado que en la misma se cumple el cuadragésimo aniversario de la ratificación por el pueblo español en referéndum de la actual y vigente Constitución Española, se publica la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

Obviamos debates de distinto tipo, tanto jurídicos como prácticos, sin duda apasionantes, en relación a las nuevas tecnologías. Así, por citar un ejemplo, en lo relativo a la técnica legislativa utilizada, comprobamos como una norma de carácter general, no laboral, viene a introducir un lacónico artículo 20 bis en el Estatuto de los Trabajadores que se limita a enunciar los nuevos “derechos digitales” de los trabajadores y a realizar la correspondiente remisión a la legislación vigente en materia de protección de datos personales, ocasionando la consiguiente dispersión normativa en relación a derechos laborales esenciales, cuya regulación quedará fuera de la norma laboral propiamente dicha.

En relación a cuestiones más prácticas, relativas al día a día de las organizaciones, se precisará de forma ineludible cohonestar ciertos derechos y obligaciones. Nos referimos, por ejemplo, a los “servicios de guardia” en los que, sin requerirse presencia física en las instalaciones de las organizaciones, fuera del horario laboral de trabajo, se precisa estar localizable.

Los nuevos derechos individuales digitales introducidos por la normativa son los siguientes:

  • derecho a la intimidad y uso de dispositivos digitales en el ámbito laboral (art. 87);
  • derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral (art. 88);
  • derecho a la intimidad frente al uso de dispositivos de videovigilancia y de grabación de sonidos en el lugar de trabajo (art. 89);
  • derecho a la intimidad ante la utilización de sistemas de geolocalización en el ámbito laboral (art. 90).

Todo ello, sin perjuicio de las garantías adicionales que pueden establecerse a través de los convenios colectivos, es decir, la negociación colectiva (art. 91).

Superando el análisis jurídico propiamente dicho, la nueva normativa, sin duda, además de reconocer derechos asociados a las nuevas tecnologías, está poniendo el foco en nuevos escenarios de gestión organizacional. De hecho, encontramos diversas referencias a lo largo del texto legislativo relativas al deber de información individual y colectivo, a las campañas de sensibilización y formación, a la negociación colectiva, a los códigos de conducta, a las políticas internas, …

En definitiva, nuevos derechos conectados con nuevas formas de gestión volcadas en cuidar a las personas como eje central de las organizaciones, nuevas formas de hacer en las cuales se respetan valores esenciales como la privacidad, la intimidad y la desconexión laboral, todos ellos signos inequívocos de reputación y responsabilidad social.

Desde Creatatalent podemos ayudarte a desarrollar esta nueva cultura organizacional, orientada hacia la reputación, la excelencia y el desarrollo de valores intangibles fundamentales como el cuidado de las personas.

En este sentido, podemos asesorarte, revisar y desarrollar, desde una perspectiva global, integradora e inclusiva, los distintos protocolos y procedimientos de actuación:

  • análisis y definición de los valores que sustentan la organización;
  • política y programa de formación;
  • política y protocolo de comunicación interna;
  • plan y política de comunicación externa;
  • programa de prevención y gestión de conflictos;
  • código ético y de conducta;
  • programa de cumplimiento normativo;

Francisco Javier Lacunza,

Abogado. Derecho de empresa. Mediador.

Compartir: