Recomendaciones para la gestión emocional ante el COVID-19

Estamos viviendo una situación sin precedentes, para la que nadie estaba preparado, que genera miedo, estrés, incertidumbre, angustia y todo tipo de emociones difíciles de gestionar en algunos momentos. Si no digerimos todo este cóctel de manera adecuada podemos caer en el pánico, que a su vez genera conductas muchas veces irracionales.

En estos momentos sentimos una amplia gama de emociones, muchas de ellas desagradables, pero no olvidemos que las emociones ayudan a la supervivencia, están ahí para informarnos de algo. Concretamente el miedo nos informa de que nos sentimos con pocos recursos ante la situación que estamos viviendo, nos indica que nos sentimos vulnerables.

La gestión emocional empieza escuchando nuestras emociones, teniéndolas en cuenta para ejecutar conductas. Si escuchamos correctamente nuestro estado emocional aumentan nuestras posibilidades de encontrar la respuesta adecuada para gestionarlas correctamente.

Para poder gestionar emociones en esta situación:

  • Gestiona la información. Filtra adecuadamente la información que recibes, asegúrate de la veracidad de las fuentes y cuida aquella información que compartes. Sé responsable con la información que escuchas, pero sobre todo con la que compartes. Hay que mantenerse informado, pero limita el consumo que haces de la información a lo largo del día.
  • Adopta las conductas necesarias para el bienestar general. Cumple con las indicaciones de las autoridades para prevenir el contagio, pero las necesarias, sin obsesionarse, tomar más precauciones de las que se recomiendan no te protegerá más, en cambio, aumentará tu miedo y angustia. Mantén rutinas y hábitos de tu vida diaria en la medida de lo posible, es una manera de mantener neutralizar el miedo, ya que lo conocido nos da sensación de seguridad. Mantenerse ocupado haciendo las tareas de cada día aporta una sensación de cierta normalidad que tranquiliza.
  • Mantén el contacto por teléfono o mensajes con amistades y familiares, porque la vida social es importante y hay que mantenerla en la medida de lo posible.
  • Acepta tus sentimientos. Reconoce tus emociones y sentimientos y acéptalos, si hace falta, compártelos con las personas de tu entorno. Date permiso para sentir todas las emociones, es lo más sano a nivel emocional, acepta la montaña rusa emocional que conlleva esta situación, normalízalo, puede que no sea agradable de experimentar, pero es totalmente funcional. Somos seres emocionales.
  • Utiliza el sentido del humor. El humor es una emoción que ayudar a mantener el miedo a raya, en este sentido, las redes sociales pueden resultar de gran ayuda. Céntrate en las emociones positivas, son el mejor antídoto para neutralizar aquellas menos agradables.
  • Recuerda experiencias pasadas. Repasa las habilidades que ya has aplicado en otras situaciones para afrontar y manejar circunstancias difíciles. Seguro que te sorprende recordar que en otros momentos supiste hacerlo; utilizar esas habilidades te ayudará a controlar también tus emociones en estos días.
  • Cuestiona tus pensamientos, no son hechos, son interpretaciones, muchas veces exageradas o distorsionadas de la realidad.
  • Adáptate a los cambios con actitud positiva. El teletrabajo, el estar en casa, trabajar en un lugar distinto, disponer de tiempos diferentes, es una oportunidad para practicar la gestión del cambio, y desarrollar la flexibilidad. Todos los cambios tienen una parte positiva, intenta descubrirla.
  • Vive aquí y ahora. Vivir el momento presente cada día evita la ansiedad que genera la incertidumbre. No sabemos cómo va a evolucionar la situación, lo más sano mental y emocionalmente es tratar de focalizar nuestra atención en cada día.
  • Utiliza estrategias de relajación como respirar profundamente, poniendo la atención en cómo lo haces, observa qué sucede en cada inhalación y exhalación, prueba el mindfulness, una de las herramientas más efectivas para gestionar el estrés y la ansiedad. En internet existen infinidad de audios y ejercicios guiados.
  • Céntrate en lo que sí puedes hacer en esta situación, por ejemplo estar en casa, ayudar en tu vecindario, sal a aplaudir para contribuir a la moral del personal sanitario etc y deja a un lado todo aquello que se escapa a tu control, siempre es mejor poner el foco atencional en soluciones y no en el problema.
  • Cuídate, aliméntate correctamente, realiza alguna rutina de ejercicios, descansa, intenta realizar todas aquellas actividades que pueden generar endorfinas.

Y sobre todo, recuerda que esto también pasará.

Compartir: