Testamentos en época de coronavirus. Cómo solucionarlo.

Cuando queremos hacer testamento, la forma más habitual, y recomendable, de hacerlo es acudir a un notario. En la situación actual producida por la epidemia del Coronavid, esta posibilidad se ha dificultado, pues los notarios “tienen específicamente prohibido otorgar escrituras fuera de su despacho”, con lo que no pueden acudir a hospitales o domicilios particulares a atender a personas enfermas deseosas de otorgar testamento.

Ante eso, ¿qué podemos hacer?¿No puede una persona hacer un testamento válido?

Existen tres posibilidades para resolver el asunto:

1.- Testamento ológrafo: Regulado en artículos 688 y siguientes del Código Civil y Ley 190 y 191 del Fuero Nuevo de Navarra

2.- Testamento en caso de epidemia: Regulado en el artículo 701 del Código Civil y Ley 193 del Fuero Nuevo de Navarra.

3.- Testamento en peligro inminente de muerte: Regulado en el artículo 700 del Código Civil y Ley 189 del Fuero Nuevo de Navarra.

Y, ¿cómo se hacen?

CONTENIDO: común a las tres formas.

El contenido del testamento es el que quiera darle el testador. En situaciones como las que actualmente vivimos, y si no podemos contactar con ningún Notario que nos asesore, o con alguna otra persona o profesional con conocimientos jurídicos, creemos que lo mejor es plasmar la voluntad tal y como la exprese el testador.

TESTAMENTO OLÓGRAFO

El testador debe ser mayor de edad o menor emancipado y no se necesitan testigos.

Debe ser escrito a mano por el testador, de su puño y letra (no vale que lo escriba otro y él lo firme).

Hay que poner el lugar, el día y la hora en que se hace. Y debe estar firmado (lo más recomendable es firmar como en el DNI).

Posteriormente, al fallecer el testador, hay que adverarlo y protocolizarlo (llevarlo al notario) antes de diez días desde el fallecimiento.

El testamento caducará si no es protocolizado en los cinco años siguientes al fallecimiento del testador.

TESTAMENTO EN CASO DE EPIDEMIA

El testador debe ser mayor de edad o menor emancipados y se necesitan tres testigos mayores de 16 años.

Los testigos tienen OBLIGACIÓN de conocer al testador y procurarán asegurarse de su capacidad. Deben entender el idioma del testador y tener el discernimiento necesario para ser testigos.

NO pueden ser testigos, quienes resulten favorecidos en el testamento. Tampoco los parientes ni la familia política.

El testamento debe escribirse, de ser posible, PERO VALE AÚN EN FORMA ORAL, E INCLUSO EN FORMATO DE VIDEO O DE ARCHIVO DE AUDIO. Hay que decir lugar y fecha.

Siendo posible escribirlo, deberá firmarse por los testigos y el testador. De no serlo, mejor que un audio siempre será un video, que nos ofrecerá una visión más completa para facilitar la tarea de adveración posterior.

 

El testamento en caso de epidemia, queda sin efecto pasados 2 meses del cese de la epidemia, salvo que el testador haya muerto en ese plazo.

Si el testador fallece en ese plazo, debe acudirse al Notario competente para su adveración y protocolización, conforme a la legislación notarial, en el plazo de 3 meses siguientes al fallecimiento, ya se haya otorgado oralmente o por escrito, en formato de papel, audio o vídeo.

TESTAMENTO EN PELIGRO INMINENTE DE MUERTE

Aquí la legislación navarra difiere ligeramente de la del Código Civil, pues sólo se necesitan tres testigos (5 en el Código Civil). Y es aplicable todo lo dicho para el testamento en caso de epidemia, por lo que no lo repetimos.

Únicamente añadir que los testigos deberán conservar el documento o requerir a notario para su custodia y que dentro del plazo de un año y un día, a contar de la fecha del fallecimiento del testador, la persona que lo tenga en su poder deberá presentarlo ante notario competente para su adveración y protocolización, sin cuyo requisito quedaran ineficaces. La presentación podrá ser exigida por cualquier persona que considere tener interés en el testamento.

Como vemos, la legislación ha previsto situaciones excepcionales para que nadie quede sin poder hacer su testamento. Si conoces a alguien en esta situación, infórmale de estas posibilidades.